HORSE BEECH <br> Figura de madera <br> Kay Bojesen
HORSE BEECH <br> Figura de madera <br> Kay Bojesen
HORSE BEECH <br> Figura de madera <br> Kay Bojesen
HORSE BEECH <br> Figura de madera <br> Kay Bojesen
  • Cargar imagen en el visor de la galería, HORSE BEECH &lt;br&gt; Figura de madera &lt;br&gt; Kay Bojesen
  • Cargar imagen en el visor de la galería, HORSE BEECH &lt;br&gt; Figura de madera &lt;br&gt; Kay Bojesen
  • Cargar imagen en el visor de la galería, HORSE BEECH &lt;br&gt; Figura de madera &lt;br&gt; Kay Bojesen
  • Cargar imagen en el visor de la galería, HORSE BEECH &lt;br&gt; Figura de madera &lt;br&gt; Kay Bojesen

HORSE BEECH
Figura de madera
Kay Bojesen

Precio habitual
$99.900
Precio de venta
$99.900
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Dimensiones: 7 x 15 x 14 cm. 
Materiales: Haya con certificación FSC™.

Horse vio por primera vez la luz a principios de la década de 1930, y rápidamente se convirtió en un amigo icónico y popular para niños y adultos. Sus líneas suaves y expresión alegre dan rienda suelta a una imaginación galopante para jugar y admirar.
Pertenece a un grupo alegre de animales, todos clásicos del diseño creados por Bojesen. Increíblemente estos animales de madera son capaces de generar un vínculo afectivo con las personas en las casas donde habitan, transmitiendo esta sensación de hogar y familia por generaciones.

Kay Bojesen es conocido como el diseñador que hizo sonreír a la madera.
Nacido en 1886 en Copenhague, este platero de formación y artesano vocacional se inventó los animales más icónicos del diseño.
Cuando nació su hijo Otto descubrió que los juguetes que le regalaban no duraban en sus manos más de dos minutos. Fue ahí cuando recordó su propia infancia llena de figuras de madera talladas por su padre y decidió comenzar su propia colección. Así, creó una línea de juguetes sólidos, redondos, suaves al tacto y que inspiraban a los niños a jugar. Y, tal como él decía, piezas en las que “las líneas deben sonreír”.
Su legado sigue vivo en manos de Rosendahl Design Group y la compañía Kay Bojesen, que han vuelto a relanzar sus líneas de productos, unas joyitas del diseño que se han convertido en todos unos clásicos.